HACIA UNA IZQUIERDA CÍVICA

...este planteamiento, que definimos como Izquierda Cívica, constituye el núcleo del discurso político de Ciutadans y recoge el valor humanista del liberalismo político y la sensibilidad social del socialismo democrático. Es un proyecto liberal, porque se orienta a la libertad de los ciudadanos para ser y para elegir los términos de su proyecto vital. Es un proyecto que se sitúa a la izquierda, porque no concibe una libertad efectiva sin justicia social y sin igualdad real de oportunidades para todos...

sábado, 6 de diciembre de 2008

¡VIVA FRANCIA!


Hoy se celebra el 30 aniversario de la Constitución Española. Y los capullos de las JERC han aprovechado para incinerarla en un acto que ha cerrado Tardà con la proclama de "muera el Borbón", que probablemente será constitutivo de delito, si no es una incitación al asesinato. Entendería esa proclama de un republicano dieciochesco, pero no en un tipo que ahora mismo debe de estar buscando a alguien que ocupe el trono de su Cataluña imaginaria.

A mi Joan Tardà me parece, en lo que podrían ser palabras del bueno de Arturo Pérez-Reverte, un hijo de puta estafador. Porque dice ser republicano y no quiere para los ciudadanos un valor republicano de igualdad como el que recoge el artículo 14 de la vigente constitución. Y porque dice ser de izquierdas y no quiere una redistribución económica como la que recoge el artículo 40. Es decir, ni defiende valores republicanos ni políticas de izquierdas.

Y las JERC, como máximos representantes de la España rancia, quemando el texto que puso fin a 30 años de franquismo. Podrían haber quedado con los de Fuerza Nueva para el acto, que seguro que alguno queda.

Sin duda, la actual Constitución ha configurado la España de hoy. Y también es cierto que no había habido, en España, tanta libertad como con esta constitución. Las cosas con el tiempo, al final, siempre cambian a mejor. Lo que es seguro es que ese progreso no se debe ni a la aportación de los nacionalistas ni los neo-caciques regionales de PP-PSOE-IU y todo partido que tuvo la suerte de estar ahí cuando se repartieron el pastel y la suficiente indecencia como para no velar por la calidad democrática de nuestras instituciones. Si acaso, el progreso, es a pesar de. Pero para concluir, tenemos que celebrar una cosa. Enterrada en su trigésima onomástica -por parte de unos anti-republicanos y unos anti-socialistas- la Constitución Española, sólo nos queda ser franceses, un país cuyo modelo institucional me parece todo un ejemplo a seguir y que me hace sentir orgulloso de ser europeo. Les animo a que concluyan lo que no pudo ser en 1808. Así que, expresando mi patriotismo, no se me ocurre mejor final para este texto, que el siguiente:

¡VIVA FRANCIA!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN!
¡VIVA LA REPÚBLICA!
¡VIVA LA LIBERTÉ!
¡VIVA LA EGALITÉ!
¡VIVA LA FRATERNITÉ!
¡VIVA EL LIBERALISMO POLÍTICO!
¡VIVA EL SOCIALISMO!

Salud!

PD. El tipo luego se ha justificado diciendo que lo de "Visca la República, mori el Borbó" es una proclama de la época de la Guerra de Sucesión. Ahora resultará que los "maulets", en lugar de luchar por una monarquía de la dinastía de los Austrias, lo hacían para hacer de España la primera república europea.

3 comentarios:

Atreides dijo...

Acertada valoración de los acontecimientos, aunque no puedo suscribir los vivas salvo el referente al liberalismo político. Además, socialismo y liberalismo no son compatibles, en todo caso la socialdemocracia no marxista.
EN cualquier caso, tus opiniones me paarecen muy respetables.

Sergio Sanz dijo...

En mi opinión no cabe contraponer liberalismo y socialismo. De hecho, la nuestra es una democracia liberal cuyo modelo parte de las revoluciones y pensamientos liberales que tuvieron lugar a finales del s. XVIII. Y añado que el partido en el que milito es síntesis del liberalismo progresista y el socialismo democrático.

Una democracia siempre tiene un contenido liberal en tanto que garantiza una serie libertades y derechos cívicos y políticos para todos. Es la aportación socialista la que dota a la democracia de justicia social e igualdad de oportunidades para desarrollar el proyecto vital independientemente del origen económico de las personas. Podemos llamarlo socialismo democrático o socialdemocracia. Desde luego, cuando hablo de socialismo no me refiero a stalinismo.

Respecto a Marx, creo que se le puede citar de vez en cuando sin ruborizarse. Como por ejemplo en el post anterior, de Patético Tripartit.

Salud

A. Sanchez dijo...

Brillante esta entrada tuya: sin pelos en la lengua y más razón que un santo laico. Saludos.