HACIA UNA IZQUIERDA CÍVICA

...este planteamiento, que definimos como Izquierda Cívica, constituye el núcleo del discurso político de Ciutadans y recoge el valor humanista del liberalismo político y la sensibilidad social del socialismo democrático. Es un proyecto liberal, porque se orienta a la libertad de los ciudadanos para ser y para elegir los términos de su proyecto vital. Es un proyecto que se sitúa a la izquierda, porque no concibe una libertad efectiva sin justicia social y sin igualdad real de oportunidades para todos...

jueves, 1 de mayo de 2008

1 de Mayo

Criticamos la servidumbre de la mayoría de centrales sindicales al poder político nacionalista apoyando la construcción de naciones imaginadas. Denunciamos la complicidad de determinados sindicatos con la pérdida de calidad de los servicios públicos y la merma en la libertad de circulación de los trabajadores públicos.

Ciudadanos- Partido de la Ciudadanía celebra el 1º de Mayo porque considera que el día internacional del trabajo tiene plena actualidad en el siglo XXI. Son muchos los logros alcanzados por los trabajadores, pero son también muchas las conquistas por realizar. Importantes mejoras están por conseguirse en aspectos como la seguridad laboral, las desigualdades salariales, falta de formación profesional o conciliación de la vida laboral y familiar.

Es prioridad de Ciudadanos, en el marco de la Unión Europea, la erradicación de la pobreza, del trabajo precario y del paro de larga duración. Especial atención y esfuerzos requiere para nosotros la escasa remuneración del trabajo juvenil y sus altas cotas de desempleo. De igual manera nos preocupa el paro de larga duración, por lo que la formación profesional y la orientación laboral que favorezcan la inserción laboral de los trabajadores en esa situación es una de nuestras primeras reivindicaciones.

Para avanzar en estos objetivos, y dada la situación de desaceleración e inflación que padece nuestra economía, junto a medidas coyunturales que atajen y palien el paro y sus efectos, es necesario articular propuestas estructurales que favorezcan el control de las tensiones inflacionistas, la productividad y la eficiencia de nuestra economía. Debemos sustituir un patrón económico basado fundamentalmente en el sector de la construcción, alentado irresponsablemente por el Gobierno, por otro cuya base se amplíe con más inversiones en tecnología, infraestructuras, educación y formación permanente de los trabajadores.

Criticamos la servidumbre de determinadas centrales sindicales al poder político nacionalista. Inaceptable consideramos el apoyo que prestan a la construcción y desarrollo de naciones imaginadas como la catalana, la vasca o la gallega y al fraccionamiento del actual marco de relaciones laborales en diecisiete marcos autonómicos. Criticamos la total contradicción que supone la exigencia de un marco de relaciones europeo que reclaman UGT y CCOO y su apoyo a unos Estatutos autonómicos que establecen dividir en diecisiete el actual marco español. La contradicción que supone denunciar el dumping salarial, el deterioro de condiciones de trabajo o la concurrencia fiscal que se producen por la falta de un único espacio europeo de relaciones laborales, y sustentar al mismo tiempo la involución que supone la aparición de marcos regionales ineficaces para responder a la dimensión cada vez más europea y mundial de las relaciones empresariales y comerciales.

Denunciamos la complicidad de determinados sindicatos con la pérdida de calidad de los servicios públicos y la merma en la libertad de circulación de los trabajadores públicos que se deriva de la exigencia de un nivel excesivo de las lenguas cooficiales para el acceso a la función pública con independencia de si el puesto supone relación con el público o con la comunicación, o bien se trate de un experto en tecnologías de internet o un investigador oncológico. Nos oponemos a que se utilice la lengua para reducir la competencia y reservarse así el acceso a los puestos de trabajo de la administración autonómica a nuevas elites políticas y burocráticas en detrimento de la incorporación de talentos y capacidades tan necesarias para la mejora de la administración pública y de nuestra sociedad.

Ciudadanos aboga por un sindicalismo libre de los poderes políticos que represente verdaderamente los intereses de los trabajadores, que no se pliegue a las exigencias de las grandes multinacionales, que negocie y pacte mejoras laborales y sociales de los ciudadanos trabajadores y que no interiorice el discurso identitario que sólo beneficia a las élites dominantes.

1 comentario:

Angel dijo...

Olé por un comunicado excelente tanto en forma como en fondo.