HACIA UNA IZQUIERDA CÍVICA

...este planteamiento, que definimos como Izquierda Cívica, constituye el núcleo del discurso político de Ciutadans y recoge el valor humanista del liberalismo político y la sensibilidad social del socialismo democrático. Es un proyecto liberal, porque se orienta a la libertad de los ciudadanos para ser y para elegir los términos de su proyecto vital. Es un proyecto que se sitúa a la izquierda, porque no concibe una libertad efectiva sin justicia social y sin igualdad real de oportunidades para todos...

domingo, 18 de julio de 2010

NOS GOBIERNA LA ULTRADERECHA



En el escenario de la “15ª Acampada Jove de les JERC”, recientemente celebrada en Montblanc, el providente predicador de ese partido que ni es de izquierdas ni es republicano ni nada positivo aporta a Cataluña, Joan Puigcercós, ha dicho que “la extrema derecha: desde el PP a Ciutadans, intentarán fracturar este país”. Y, al escucharlo, me he cabreado. No sólo como miembro de Ciutadans, sino como simple demócrata que considera que una de las virtudes imprescindibles para el buen funcionamiento de la democracia es el rigor en las declaraciones y los juicios políticos. Así que propongo un ejercicio: revisemos la definición de extrema derecha que recoge Wikipedia y comprobemos si tiene algo que ver con lo que defendemos en Ciutadans:

Extrema derecha o ultraderecha son términos utilizados en política para describir movimientos y partidos políticos que sostienen un discurso ultranacionalista, xenófobo y autoritario, con una tendencia populista en defensa de la identidad nacional que puede no abogar por el mantenimiento de las instituciones y las libertades democráticas.

Lamentablemente para Puigcercós, extrema derecha hace referencia a partidos que sostienen un discurso ultranacionalista con tendencias populistas en defensa de la identidad nacional, que es precisamente lo que hace ERC. Por el contrario, el discurso de Ciutadans hace se opone a todo nacionalismo haciendo referencia a la condición de ciudadanía, algo antitético al patrioterismo de la identidad nacional habitual en la retórica de Puigcercós. La condición de xenofobia y autoritarismo del gobierno de Cataluña se transfigura en la política que discrimina aquellas las expresiones culturales que no responden a los cánones de su Cataluña imaginaria, opuestamente para Ciutadans, discriminación y democracia son incompatibles. Y por último, la extrema derecha no aboga por el mantenimiento de las instituciones democráticas; Puigcercós, que parece cada vez más claro que pertenece a la corriente política de la extrema derecha, se expresó en esa acampada a favor de no acatar la sentencia del Tribunal Constitucional. Ciutadans, sin embargo, se manifiesta a favor del imperio de la ley como garante de nuestras libertades democráticas.

Mención aparte es la que merecería el secesionista por la referencia, en negativo, a “dividir el país”, cuando el secesionismo es precisamente eso: dividir, separar. Pero lo más importante de todo esto es tomar conciencia de quién nos gobierna. Sobre qué discursos estamos recibiendo por parte de ERC, pero sobretodo, por parte de José Montilla y el PSC. Porque lamentablemente, tal y como se ve en el último vídeo publicado por la Agrupación de Jóvenes de Ciutadans, los discursos del Presidente de la Generalitat recuerdan mucho a los de Franco.

Si desde la Generalitat estamos recibiendo discursos ultranacionalistas, defensas populistas de la identidad nacional, y no se acatan las sentencias emitidas por instituciones democráticamente constituidas, está claro que nos gobierna la ultraderecha. Y para romper con eso es necesario que, todos aquellos que votaron al PSC pensando que era un partido democrático de izquierda, castiguen su paso a la ultraderecha en las próximas elecciones dando un vuelco en las urnas. Sin duda, las ideas que los representan las encontrarán en Ciutadans, partido que defiende inequívocamente los valores de la igual libertad como herramienta para el progreso social, y la democracia constitucional. Revisen nuestro ideario.

1 comentario:

Adrián Ibáñez dijo...

Hoy más que nunca se demuestra cómo el nacionalismo catalán se asemeja peligrosamente al fascismo. Los palmeros de Laporta han decidido dar visibilidad al grupúsculo que han formado mediante técnicas propias de partidos radicales. ¿Quién representa a la extrema derecha ahora? ¿Quién suma en su discurso un ultranacionalismo cavernícola con un odio desmedido a sus adeversarios políticos?

Un abrazo desde Madrid!